UNA MISIÓN PARA EL COMANDO ABW

El Comando Addmira Branding Wars está compuesto por cinco hombres y una mujer, cada uno especialista en un aspecto decisivo de la batalla. Bastándome con saber su especialidad estoy convencido de lograr el propósito que nos une; aún así puedo ofreceros un breve resumen de los integrantes de este comando de lujo.

Me gusta el olor a napalm por la mañana. ¡Huele a victoria!”, podríamos empezar así, pero no, lo que más me gusta es el olor a café por la mañana.

Y aquí estoy, confinado en mi tienda trazando las mejores estrategias para seguir en la batalla. Estoy pensando en como atacar varios frentes. Siempre pensando, sin saber si el enemigo se moverá por esos terrenos pantanosos que me perturban o los podré guiar por mi sendero, un sendero que con la ayuda de todo el batallón será la trampa perfecta.

Una vez lo tengamos en nuestro terreno, quitando que si el negro es de muertos o el blanco de novia, estoy seguro de que podremos curar a cualquiera de ese veneno. Tenemos varios guias cojonudos para llevar a buen puerto cualquier misión, ya sea dentro del sistema o fuera, donde todo es más palpable.

BASADO EN UNA HISTORIAL TOTALMENTE REAL, NADA ES FICCIÓN.

Pero… ¿esto qué es?

Siguiendo con la temática de posts estos días, esta vez pienso Addmira como aquel fantástico juego Comandos 2, de cosecha nacional, por cierto, donde cada integrante del batallón tenía muy bien definidos y asignados sus roles. EL COMANDO ABW es un símil muy adecuado.

Al igual que en tal juegazo “Conseguir la misión en el timing marcado”, en Addmira somos un equipo de personas muy varidas que nos damos soporte en todos los sentidos, siempre pensando en como tener una buena conciliación familar. No olvidando que para llegar al objetivo ha de haber obligatoriamente momentos de juego, y si puede ser creativo y colaborativo muchísimo mejor. Tanto si juegas solo como en famila o con amigos, agruparse es un factor muy necesario para poder reforzar la convivencia en estos días de teletrabajo.

• El Boina Verde (Jack “Ernie” O’Hara): el líder del grupo. Condenado por pegar a un oficial, conmutó su condena por la incorporación a este grupo. La verdad es que el tipo mola, era muy duro y terco, corría rápido (lo cual desentona un poco con su rodilla lesionada, pero bueno) y podía transportar cosas como bidones explosivos o acercarse sigilosamente, mirar a una máquina y a su operario y ésta, cagada de miedo, se repara solita por arte de magia. Lo malo es que sólo vale para el combate a corta distancia (pistola, cuchillo y un bolígrafo multicolor eran sus armas esenciales), lo cual a veces era muy desesperante, la letra pequeña no… lo siguiente.

• El Zapador (Thomas “Noliman” Hancock): este hombre con barbas canosas (licenciado en armas gráficas) es absolutamente cortés con las órdenes, nada de respuestas coloquiales. Básicamente era el encargado de colocar explosivos y cepos, por lo que a mí me encanta: hacía su trabajo discretamente y se largaba sin mancharse las manos. La “pega” es que todas sus armas, dado que eran bombas, hacían mucho ruido, por lo que había que usarlo al final del todo sabiendo muy bien que iba a hacer saltar las alarmas.

• El Conductor (Samuel Iván Brooklyn): fundamental para poder salir airosos al acabar una misión en cualquier medio de comunicación. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con el zapador, yo le odio mucho por la sencilla razón de que, ante casi cualquier orden, repite siempre la coletilla “Toki doki” con un tonillo que me pone enfermo. Es también el principal encargado de eliminar pequeños errores de composición (llamémoslos Toks o algo así), que se agradecen mucho en los momentos finales de la batalla.

• La Francotiradora (Miss Margareth “Blossom”): el personaje premium de la historia o como lo llamo personalmente la Sra. Wolf… sí, como en Pulp Fiction. Es hija de héroes. Siempre elegante, puede cargarse a los enemigos desde largas distancias sin mirar atrás (lo he vivido en directo), de manera que rara vez se detecta su trabajo (salvo que elimine a alguien sin antes tú saberlo, claro está). La arquitecta del equipo siempre nos observa desde la distancia, mide nuestros pasos para que el batallón no de de lleno con las minas del camino. La única pega: tiene muy pocas balas (si tuviera más no nos necesitaría al resto del comando).

• El Marine (James “Jaranda” Blackwood): Oh! Oh! J. Jaranda!! se escucha al resto vitorear a su llegada. Al parecer, este personaje es un tipo multifunción, con un histórico particular, cuya habilidad principal es la de navegar en aguas, mares y océanos de todo tipo y pasar así desapercibido buceando en medio de códigos secretos bien complejos (lo que es muy ‘jarcore’ para mí, él lo tiene como si fuera su propia piel). Por otra parte, me encanta que pueda usar un arpón como arma, ya que es sumamente silenciosa, y sin comerlo ni beberlo ya te ha liado para tomarte unas cañas. En toda buena aventura siempre hay un momento para estar en la cantina.

• El Espía (René “Henri” Duchamp): un joven francés capaz de robar uniformes alemanes y hacerse pasar por un nazi sin la menor dificultad. La verdad es que la labia es su mejor baza. Me encanta y me pone nervioso a partes iguales: pensaban que en cualquier momento le iban a descubrir y se iba a ir todo al garete, pero no, el retoma las acciones y las pone en línea para ganar el terreno perdido en las redes del enemigo. Por otra parte, la inyección letal que da a los posts, combinada con la capacidad Jack “Ernie” para ocultar los errores internos de proceso, resulta un arma muy efectiva y discreta.

Cada uno de estos integrantes y sus roles engrasados son ya de por sí un solo valor integral para el mundo de la estrategia empresarial, el valor que damos en el Comando Addmira Branding Wars al factor comunicativo, tanto con nuestros valientes y addmirados clientes (lo cual he de decir que gracias a nuestro CEO, nos da un resultado muy exitoso), como entre nosotros como batallón del Branding Attack!, que aún estando conectados únicamente con nuestro nuevo teletrabajo seguimos estando disponibles diría yo a un 85%…

Lo cual da mayor realismo a esta recreación bélica de marca.

BASADO EN UNA HISTORIAL TOTALMENTE REAL, NADA ES FICCIÓN

¡Buen Finde Branding Warriors!

Nolasc Azcona

Author Nolasc Azcona

More posts by Nolasc Azcona

Join the discussion 2 Comments

  • Francisco Javier Abad dice:

    Sois addmirables. Y originales en todo lo que hacéis. Es difícil no teneros cariño.
    Una gran empresa, humana, ética y amistosa. Y con una gran calidad en los trabajos que desarrolláis.

    ¡Seguid así, gente Addmira!

    Fran

Leave a Reply

1 × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Addmira todos los derechos reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies